La sexualidad romana por toda Pompeya

La sexualidad romana por toda Pompeya

Si llegas a visitar Pompeya vas a poder darte cuenta que los romanos vivían al máximo la sexualidad y no les daba vergüenza demostrarlo a través de diferentes ejemplares de arte romano, todos los visitantes que se acercaban hasta esta maravillosa y próspera ciudad romana lo primera que podían ver era un graffiti en la pared externa de la Puerta Marina, en donde se escribió la siguiente frase: “Quien se siente aquí debe leer esto primero, quien quiera follar por 16 ases que busque a Attice”, dejando en claro que el sexo es el tema principal de los romanos que vivían en Pompeya.

Tanto para los turistas modernos como para todos los viajeros de la antigüedad les sorprende la cantidad de imágenes eróticas que se pueden encontrar en Pompeya además de todo el gran territorio controlado por la ciudad de Roma; el arte erótico se encuentra por todos lados además de diversos formatos: objetos, graffiti, murales, etc, los cuales aparecen por todas las ciudades: casa privadas, edificios y en fachadas de diversos establecimientos, cuando se empezó a descubrir esta clase de arte hubo mucho revuelo por parte de los arqueólogos contratados por el rey Carlos III, tal fue la impresión que este rey ordenó guardar estas piezas bajo llave para que nadie más pueda verlas, lo que llevó a que en el año 1817 se creara una especie de Gabinete Secreto, cuya visita solo podía ejecutarse por parte de hombres que tuvieran en su poder un permiso expreso.

Al parecer en Roma nunca hubo intención de ocultar las escenas sexuales, sin embargo, no siempre la sexualidad era vivida de una forma tan abierta como estas imágenes públicas nos hace creer, sin muchas las ocasiones que se ha asumido que los romanos bajo las cortinas vivían un “libertinaje sexual que no tenía límites”, esto puede deberse a la tradición posterior desde que surgió la religión cristiana en la cual se critican las prácticas paganas y tradiciones de los romanos, en Roma si existió una regulación de su conducta sexual, con específicas restricciones legales en caso de que se vivan prácticas abusivas, los culpables de esta situación serían juzgados por el senado o por la orden ecuestre bajo los cargos de mala conducta sexual.

Sin embargo, las actitudes y comportamientos sexuales fueron apoyados como un aspecto de prosperidad para el estado, de hecho se recurre a la práctica religiosa privada para así mejorar la vida sexual o reproductiva del hombre,  además se consideraba normal las relaciones de varones adultos con jovencitos adolescentes del mismo sexo, la pederastia era tolerada siempre y cuando el joven no sea un “ciudadano romano” nacido no libre, es decir, que si era un niño nacido en esclavitud esta conducta era perfectamente aprobada por la ley; la sexualidad con personas del mismo sexo era vista tan normal que no existen palabras en latín para definir “heterosexual” y “homosexual”, se podían mantener relaciones sexuales con hombres de condición inferior siempre que no hubieran excesos o infringen derechos de otros hombres libres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *